La situación urge tomando en cuenta que La Moneda anunció el ingreso del reajuste la semana entrante. Si se concreta, sería la primera vez que, en democracia, se propone una cifra sin un entendimiento con los trabajadores.

Fue el 14 de octubre que la Mesa el Sector Público (MSP) entregó su petitorio al Gobierno. Como punto central se pide un tres por ciento de reajuste a quienes ganen más de tres millones de pesos, y un reajuste de cuatro por ciento a quienes ganan menos de la cifra mencionada.

Si bien desde el 14 de octubre han pasado más de 40 días, aun no hay respuesta del Ejecutivo al respecto. La situación urge tomando en cuenta que La Moneda anunció el ingreso del reajuste la semana entrante. Así lo anunció el director de la Dirección de Presupuestos, Matías Acevedo, el pasado 24 de noviembre, en el marco de la discusión de la Ley de Presupuestos 2021.

Esto quiere decir que el Gobierno ingresaría su propuesta sin previa negociación con los empleados públicos, quienes, desde entregada su propuesta, no han recibido siquiera un llamado del Ejecutivo.

El hecho se configura como insólito, pues, al menos, desde la vuelta a la democracia, jamás se presentó una propuesta de reajuste al sector público sin una negociación previa con los trabajadores.

Para Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores, uno de los 16 gremios que integran la MSP, esto demuestra la total desconexión del Gobierno con el nuevo Chile que viene forjándose desde el estallido social.

“Es primera vez que ocurre algo así. Eso demuestra la absoluta desconexión que el Gobierno tiene de la realidad social, de cuando se reclama exactamente lo contrario, cuando Chile estalló hace un año, cuando hay un clamor de cambio, de que se termine el abuso, la prepotencia, la verticalidad, el Gobierno ahora hace con el sector público exactamente lo contrario a todo lo que se ha demandado durante todo este año”.

Para Aguilar, la figura del ministro de Hacienda, Ignacio Briones, ha sido clave para llegar a esta situación. Según el líder del Magisterio, el encargado de la billetera fiscal lo único que hace al tratar de imponer sus políticas es aumentar el descontento social.

“La arrogancia, la prepotencia del señor Briones es inaceptable y menos aún en este caso que estamos hablando de un Gobierno completamente cuestionado. Lo único que está haciendo Briones con esto es seguir agitando, seguir encendiendo la mecha, provocando más malestar y, por lo tanto, se va a sumar esto a todo el malestar que hay en la ciudadanía contra este Gobierno”.

En todo caso, según sostuvo Aguilar, desde la MSP ya están en conversaciones para hacer frente a lo que proponga el Gobierno. Desde la plataforma gremial temen que la intención de Briones sea no otorgar reajuste alguno o, peor aún, bajar los sueldos de los funcionarios.

Ante esto, ya se evalúan movilizaciones, protestas, denuncias y negociaciones con el Parlamento para que el Gobierno no logre su eventual objetivo.

De todas formas, ante el nulo acercamiento del Gobierno hacia el sector público, y más allá de las movilizaciones, son las negociaciones con los senadores las que abren una ventana de esperanza a la MSP, pues solo ellos pueden rechazar la propuesta del Ejecutivo.

“Yo espero en que el Parlamento no va a estar dispuesto a apoyar una cosa tan absurda y desconectada de lo que es el movimiento social que está viviendo Chile hoy”, expresó Aguilar.

Quien también manifestó su sorpresa y malestar por la negativa del Gobierno de negociar con el sector público fue el vicepresidente de la Confusam, Esteban Maturana. El dirigente destacó que jamás le había tocado un proceso de reajuste sin una negociación previa en todos los años que ha participado de la MSP.

Para él la intención del Ejecutivo está más o menos clara: presentar la propuesta de reajuste a última hora para eliminar cualquier espacio a un eventual acuerdo con los trabajadores.

“Es la primera vez, en todos los procesos de negociación que llevamos como sector público, que estando a punto de terminar el mes de noviembre, no haya habido ninguna sola reunión con el ministro de Hacienda ni con la ministra del Trabajo para tratar de ver si exista la posibilidad de construir un acuerdo. Si no nos equivocamos, lo que el ministro pretende es cerrar este proceso a contrapelo, a contramarcha los últimos días y obviamente está imponiendo las reglas del juego que son absolutamente inconducentes a la posibilidad de construir un acuerdo razonable”.

En ese sentido, Maturana vislumbra días de creciente tensión con el ministro de Hacienda, a quien calificó de “terco y autorreferente”.

“No se ven buenos vientos en este tormentoso mar de negociaciones con el Gobierno, particularmente con Briones, quien se ha caracterizado por ser un ministro bastante terco y autorreferente”.

Dentro de la MSP los ánimos no son los mejores, pues es primera vez que se enfrentan a una situación como esta y el pesimismo ha invadido a los dirigentes. El presidente de la ANEF, José Pérez, confirma lo dicho por otros líderes gremiales señalando que el Gobierno ha tenido nula voluntad de negociar. “Solo amenazas, que la próxima semana, que la próxima semana, pero nada. Llevamos un mes en esto”, afirma, destacando que es evidente que Briones quiere obviar a los trabajadores.

Sin embargo, el dirigente aun conserva una cierta cuota de esperanza de una negociación con el Ejecutivo, pues, según recordó, el año pasado las conversaciones fueron convocadas para el 29 de noviembre, cuando solo restaban un par de días para presentar la propuesta.

Pese a las pocas expectativas que se tienen desde la MSP, en caso de que a última hora se convocara una negociación, Pérez cree que no sería un escenario favorable, pues el Ejecutivo insistiría en trasladar la crisis económica a los trabajadores.

“Creemos que va a ser una negociación difícil porque le conocemos la mano al Gobierno, lo que ha hecho es cargarle la crisis sanitaria, política y social a los trabajadores y trabajadoras”.

Según afirman los dirigentes de la MSP, la principal tarea ahora es conversar con los senadores para que rechacen lo que proponga el Gobierno. Ya se ha hablado con gran parte de la oposición, quienes se han comprometido a no aprobar un reajuste que no deje satisfecho a los empleados públicos, sin embargo, desde el oficialismo, aunque no se ha hablado con todos, se han mostrado más dubitativos.

Independientemente de las conversaciones que se establezcan con los parlamentarios, el presidente de la ANEF, así como los demás dirigentes de la MSP, tienen claro el camino: la movilización.

“Nosotros estamos activando en paralelo el tema de la movilización. Hemos estado conversando para utilizar esta herramienta de lucha sindical”, sostuvo José Pérez.

Ante el hecho inédito de una eventual presentación del reajuste al sector público sin una negociación previa, Radio y Diario Universidad de Chile trató de contactarse con el Ministerio de Hacienda, esfuerzos que fueron infructuosos.

Publicado originalmente en radio.uchile.cl

Deja un Comentario